sábado, noviembre 17, 2007

Aquellos que hicieron falta…

Cuando iniciamos en la universidad, éramos pioneros en una carrera poco comprendida y con eso vino una gran responsabilidad… Entre muchas vivencias estudiantiles que podría contar me gustaría comentar sobre una necesidad que sufrimos cada vez que queríamos investigar, y fue la falta de bibliografía sobre Diseño Gráfico que se podía encontrar para ese entonces en nuestra ciudad.

Las pocas referencias bibliográficas que recuerdo teníamos al alcance se podían dividir en uno o dos libros por área del diseño si no me equivoco, y si de ir a la biblioteca se trataba era frustrante ver el sello “préstamo interno” en la mayoría de ellos. Si querías comprar un libro, en la librería más grande y actualizada que había, solo un pequeño entrepaño de menos de un metro de largo era lo que ocupaba la sección de diseño. En algunas ocasiones lográbamos encontrar fotocopias de alguna información que necesitábamos y automáticamente se convertían en un tesoro que cuidábamos como si fuera lo más importante del mundo. Cabe destacar que no menciono Internet como herramienta de información porque [cuando inicié la carrera eso no existía] fue a mediados de mis estudios que la WWW fue accesible para todos.

A pesar de todo, puedo decir que esa falta de referencias más que debilitar nuestras ganas de estudiar nos hicieron más fuertes. El aprendizaje del diseño se basó en el análisis constante de estudios de casos y en la experimentación continua en nuestros proyectos, una idea conceptual o estructural no se limitaba a lo que podíamos conseguir, sino a lo que podíamos CREAR, luego en la crítica grupal y en la autocrítica podíamos definir en qué fallamos o dónde acertamos, claro que la nota final la ponía el profesor, pero esto luego de haber defendido nuestro criterio con propiedad y seguridad.

Hoy día el panorama es muy diferente, los libros de diseño aunque algo costos son mucho más fáciles de encontrar y en gran variedad, aparte de separarlos por las distintas áreas del diseño, por mi parte los clasificaría en dos categorías, aquellos de contenido teórico (para los que nos gusta leer sobre el tema) y aquellos de contenido gráfico (muestrarios de trabajos, portafolios) y sumando Internet como recurso informativo en el área, la investigación se hace más fácil, sin embargo, este facilismo en algunos casos ha mermado el análisis de información, tenemos todo la información a mano, pero ahora no sabemos que hacer con ella.

Procesar la información, digerirla, entenderla y aplicarla es la razón por la cual esta existe. El tener gran cantidad de información almacenada no te hace ser un experto en un área, es en base a su lectura y posterior análisis y la experimentación (fallas y aciertos) que se puede llegar a adquirir conocimientos sobre un tema y el Diseño Gráfico no es la excepción.

Así que retomemos la lectura, experimentemos con materiales, desarmemos el mundo para ver cómo funciona, pues las respuestas a nuestras preguntas las encontraremos de esta manera, lo que se recibe gratis se olvida, pero lo que se logra con esfuerzo quedará marcado con tinta permanente.

Jessi Tsoi

No hay comentarios.: