lunes, octubre 08, 2007

La *Temible* Tesis

Ya empezado el semestre y aunque bastante avanzadito sería bueno meditar un poco en un tema que para muchos resulta un dolor de cabeza… La (temible) Tesis.

Cuando llegamos a esa etapa final, donde ya no somos unos novatos estudiantes de diseño sino ya los mayores de la facultad y nos sentimos dueños del mundo, nos preguntamos con algo de resignación y recelo: ¿Por qué tengo que hacer una tesis si yo lo que voy a hacer con mi vida es diseñar?

La respuesta a esta pregunta tal vez no la encuentres al principio del proyecto, ni durante, sino tal vez al final, cuando ya terminado todo, te sientas y en retrospectiva meditas sobre todo lo que aprendiste en el proceso.

Empezando desde el principio (valga la redundancia), la selección del tema sería tal vez el paso más difícil de dar. Saber que la tesis es un compromiso inicial o una especie de matrimonio con un tema cuya relación será de aproximadamente un año de trabajo.

En el momento que a mi me tocó la dichosa selección, recuerdo que una gran amiga me recomendó según un autor (no recuerdo cual) que podía ver la selección desde dos puntos de vista, el primero que hiciera un trabajo sobre el cual tuviera mucha información y me gustara, de manera que se hiciera fácil; y el segundo, que seleccionara un tema sobre el cual no tuviera mucho conocimiento pero que realmente quiera aprender de él, en este segundo caso la motivación a dominar lo desconocido juega un punto crucial.

Los Alquimistas del diseño, han publicado una entrada que resulta de gran ayuda a este punto de la selección y la razón por la cual toco este tema “Consejos para tu tesis ¿qué tema elegir?”.

Pero en la selección del tema no termina el trabajo, solo empieza, hay que buscar fuentes bibliográficas que apoyen tu trabajo, seguir la metodología aplicada y no perder la constancia en el trabajo.

Lo importante al final es comprender, que el trabajo final de investigación, trabajo especial de grado, tesis o como lo quieras llamar, será como una especie de mini especialización, y se convertirá en tu carta de presentación en el futuro profesional. No hay nada mejor que enamorarse de tu proyecto y verlo culminar e incluso llevarlo a la vida real, en otras palabras, que no quede solo en el papel, me imagino será una de las más grandes satisfacciones profesionales.

No hay comentarios.: