miércoles, septiembre 19, 2007

"Es un mundo 3D, imprime asi"

Una de las cosas que yo más disfruté cuando estudiaba la carrera de diseño en mi pregrado, era la capacidad que tenia de emocionarme intensamente con los descubrimientos que hacia durante la carrera y de asombrarme de todo lo relacionado entorno a esos descubrimientos. Uno de esos increibles encuentros fue cuando tuve una revelacion: conocí de vista y uso la primera impresora laser de mi vida. Aunque mi apasionado romance con ella se limitaba a la oficina del director de la escuela, (era el unico que tenia una impresora laser) disfrutaba el imprimir y ver esos detalles impresos tan precisos y contrastantes en las delicadas hojas que tan cariñosa y tranquilamente salían de sus entrañas. y creanme que ese enamoramiento nunca se desvaneció a pesar de haberla engañado después reiteradamente con la impresora laser de uno de mis amigos de la carrera. pero como bien dice el dicho; "ojos que no ven, toner que no siente" mis sentimientos hacia ella siempre se mantuvieron.
Me parecia el non-plus-ultra de cualquier arte final. la maxima expresión. el toque de vida que da el Dr. frankestein para darle vida a ese mísero y pálido papel. y cómo esos medios tonos negros podian cautivarme y emocionarme tanto como mi primer sueldo...

Pero antes de que me nominen al premio "corin tellado" en la sección de "dramas innecesarios" cumplo con comentarles que de verdad eso era lo maximo para mi época. lo máximo que aspirabamos en esos dias era la clásica, ruidosa y nunca bien ponderada impresora de matriz de puntos, o si eras tocado por los dioses (o al menos en conchupancia con ellos) poseias una impresionante impresora laser monocromatica, pero hasta ahí. no más.

Pero por supuesto, esto no era gratiñán. las laseres monocromáticas más sencillas llegaban a costar unos 3 millones de bs. -ojo con el dolar a 150 bs. aprox. en estos momentos ronda los 5.000 bs por dolar saca las cuentas- asi que no era tan sencillo ser tocado por los dioses. pero aun así mi amor nunca desfalleció. y de hecho continúa. a manera de contraste la ultima impresora laser que compre hace un año me costo apenas 970.000 bs. y es a full color, lo cual nos da una idea de como avanza la tecnologia y como se hace mas accesible.

Y he allí donde les cuento sobre el titulo de este post. porque asi como talvez te reiste de mi relato por una paupérrima impresora láser, tal vez ahora tu sentirás un flechazo cuando tengas en tus manos el futuro de las impresoras: la impresora en 3D.

Te gusta el papel de dos dimensiones? que tal si mas bien imprimes esa figura de acción de tu heroe favorito, haces la pieza que te falta que nunca encontraste de tu rompezabezas para armar, el cenicero que le hace falta a tu tio para que no queme el mantel de tu mamá, o tal vez el diseño de ese portalapices que siempre quisiste hacer. en fin cualquier cosa imaginable ahora la puedes reproducir en las 3 dimensiones conocidas.

Pero lo mejor de todo es que también lo puedes usar para trabajar no? no todo tiene que ser diversión. este tipo de impresoras son lo mas avanzado para el "rapid prototyping" o mejor dicho para generar prototipos o "bocetos tridimensionales" de un diseño lo que nos permite trabajar mucho más rápidamente en el proceso de diseño al generar cambios directamente en el producto.

Y si crees que esto esta muy lejos piensalo otra vez. porque estas tecnologias aunque no son nuevas siempre han sido muy costosas, siendo asequibles solo para grandes empresas de diseño y de manufactura como ford, chevrolet, etc. pero ahora puedes tenerla en tu propio cuarto por apenas 5.000 dolares. te parece caro?
ese era el precio de una impresora láser monocromática en los años 80!
esta es una muestra de hacia donde vamos y de como la tecnología contribuye a mejorar nuestra vida y nuestro diseño.

respira profundo...sientes el amor en el aire?


saludos a todos.


Luis S.

1 comentario:

jessi.tsoi dijo...

Recuerdo esa impresora monocromática... cuantas ganitas le teníamos, creo que por ahí tengo una impresión de un dibujo que me diera el director en un cumpleaños (no digo cual).
Pero esa impresora 3D es un sueño, tengo como mil proyectos para los cuales me podría ser útil algo así.